El correo electrónico no ha muerto. Así es, y no soy el único que lo dice. Los gurúes del marketing lo repiten todo el tiempo y vamos a hacerles caso. La pregunta es ¿por qué, si el correo electrónico no ha muerto, la mayoría de las campañas de email marketing fracasan? Nueve de cada díaz correos promocionales pasan al olvido sin siquiera haber sido abiertos por sus destinatarios. Si no me crees y tu gestor de correo electrónico tiene una bandeja exclusiva para correos promocionales, ve allí y dime cuántos abres de todos los que te llegan. Estoy seguro de que muy pocos. Entonces, sin ánimo de petulancia, vamos a hablar de por qué muchas campañas de email marketing fracasan.

El poder del email marketing

No importa lo que te digan. El correo electrónico no ha muerto. Es cierto que la comunicación a través de las redes sociales, las mensajerías instantáneas como WhatsApp o Messenger ganan terreno. Pero déjame aclararte algo, ese terreno que conquistan no es a costa del correo electrónico. Por eso, las campañas de email marketing continúan teniendo una fuerza brutal.

El email sigue siendo la herramienta con el mejor Retorno de la Inversión (ROI). Es un promotor de ventas inigualable. Es personal. Está dirigido a un público objetivo absolutamente enfocado en tu negocio. Esto, ya que los destinatarios eligieron darte sus datos de contacto de forma voluntaria. Y lo hicieron a través de tu sitio web, de una landing page o de un formulario de contacto de tu negocio o empresa. Eso significa una sola cosa: ellos desean recibir tus novedades, ofertas y noticias.

A pesar de esa potencia que exhibe el correo electrónico, muchas campañas de email marketing no arrojan los resultados esperados. La tasa de apertura de cada correo es muy baja y, en ocasiones, nula. Lo mismo ocurre con los enlaces y llamados a la acción que colocamos dentro del texto del email.

¿Por qué ocurre esto? ¿Es que nuestros destinatarios ya no están interesados en lo que tenemos para ofrecer? Seguro que te has hecho esas preguntas. Y sí, algo está fallando. Veamos algunas razones poderosas que hacen fracasar las campañas de email marketing.

El asunto, y siempre el asunto

Te propongo un ejercicio. Ve a la bandeja de entrada de correos promocionales y mira los asuntos de cada uno de aquellos que aún no has abierto ¿Listo? ¿encontraste algún asunto que te motivara a abrir ese correo? Como ves, allí reside gran parte del problema.

Si el asunto no es atractivo, seguro que pasarás de largo sin perder un segundo en ese correo. Aún, con la posibilidad de que te estés perdiendo una oferta increíble. Pero pasa en la mayoría de los casos. Las campañas de email marketing fracasan en este punto esencial.

El asunto de un correo es lo que un titular es para una carta de ventas una landing page. Tienen que cumplir varios objetivos en escasos segundos:

  • Detener al lector y que no pase de largo
  • Generar curiosidad y deseos de abrir el correo
  • Mostrar que lo que va a leer es único

Pese a la similitud de objetivos con los titulares, el asunto suma una dificultad o desafío para quien está encargado de redactar. El espacio para el asunto en las bandejas de entrada es limitado, por lo tanto, toda la magia deberá expresarse en muy pocas palabras. hasta te diría que más de seis palabras es demasiado.

Casi que podríamos dedicarle un artículo entero a hablar del asunto en las campañas de email marketing.

Al igual que en los titulares, el asunto debe ser claro, sencillo y directo…además de corto. Ten cuidado con el exceso de creatividad. A veces los redactores pecamos de vanidad y nos ponemos “demasiado creativos”. He visto asuntos como “¿Te gustaría saber cómo gané mis primeros 100 mil dólares?”. Qué ocurre si la respuesta interior del lector es NO. Va a pasar de largo. Mejor dile “cómo ganar tus primeros 100 mil dólares”.

Objetivos claros para las campañas de email marketing

Por lo general, cuando hablamos de una campaña de email marketing, nos referimos a algo más específico. Involucra más de un correo a cada destinatario. Se trata de que cada pieza de email motive más que la anterior si no logró su objetivo.

Pero, vamos a ponernos finos en los conceptos. El objetivo de un correo en una campaña de email marketing no es vender. Muchos marketers se esfuerzan por eso y, la verdad, que la autopista está pasando por otro lado.

Sé que, algunos de mis colegas dirán, “Pero… ¿qué dice este tipo?” Bueno, la verdad es que el objetivo de un correo electrónico es motivar al lector a ir a otro lado. Así de sencillo, desembocar en una landing page. Hacer clic y pasar directo al producto en la tienda online. Ir a la página donde podremos descargar algún material gratuito, etc.

Si tus argumentos de ventas más fuertes están en la landing page a la que quieres dirigir a tus potenciales compradores ¿Para qué gastar los mismos argumentos que leerá en el aterrizaje? Mejor convéncele de que hacer clic en la Call To Action del mail será una maravilla. Puedes anticipar argumentos, puedes hacer un adelanto del beneficio principal. Sin embargo, lo más importante es que generes una motivación para hacer clic.

¿Correos largos o correos cortos?

Hace poco hablábamos de si los textos persuasivos deben ser largos o cortos ¿no lo recuerdas? Lee aquí ese artículo. Ahora bien ¿qué ocurre con los correos en las campañas de email marketing?

Aquí tampoco, los copywriters nos ponemos de acuerdo. En lo personal, como copy y como lector prefiero los correos cortos. Ya demasiado trabajo nos cuesta seleccionar cuáles correos vamos a leer, de los cientos que nos llegan a la bandeja.

Pongámonos un instante en los zapatos de nuestros lectores. Nadie puede leer tantas campañas de email marketing, por más que quiera hacerlo. Entonces, hagámosle la vida un poco más fácil. Generemos emails cortos y contundentes.

¡Claro! El trabajo del copywriter es más complejo de esta manera. Los textos cortos nos obligan a agudizar nuestra capacidad persuasiva. Pero no sabes cómo te lo agradecerá el lector.

Por supuesto, bienvenidos al debate los partidarios de los emails extensos.

Conclusiones

De lo que hemos hablado, podemos extraer una conclusión muy importante. El éxito de las campañas de email marketing dependen, en gran medida, de los textos ¡Ojo! No es el único aspecto. Si has definido mal el público objetivo, o las ofertas no son lo que el potencial cliente espera, la campaña fallará.

Déjame que te cuente algo. Hace poco compré un libro en una tienda online (amo los libros en papel) que no se conseguía aquí en Argentina. Todo excelente, los tiempos de entrega, las condiciones en las que llegó el paquete y, hasta el precio. Sin embargo, hasta el día de hoy, la tienda continúa enviándome ofertas por correo de ese libro que ya compré. Resultado, ya casi no abro los emails de ese lugar. Falló la definición de la oferta para cada cliente.

Bueno, vamos terminando. Los textos persuasivos son la clave para una buena campaña de email marketing. Si tienes una agencia de marketing digital y estás a punto de poner en pie una campaña, consúltanos. Nuestros textos persuasivos cambiarán tu campaña y el humor de tu cliente.

Pin It en Pinterest

Compartir esto